• clinicadentalmoraw

6 HÁBITOS QUE INFLUYEN EN LA SALUD DENTAL DE LOS NIÑOS

El cuidado de la boca no comienza con la aparición de la primera caries. Por el contrario, la higiene bucodental se debe fomentar desde muy temprana edad.

Pero en ocasiones, nuestros hijos pueden adquirir unos malos hábitos o costumbres que influyen negativamente en su salud bucodental. A continuación os dejamos una serie de malos hábitos y cómo combatirlos o evitarlos. ¡Vamos allá!

1-No cepillarse los dientes: La deficiente higiene dental puede derivar en las temidas caries. Para evitarlo, es muy importante inculcar en los pequeños la costumbre de lavarse los dientes después de cada comida. Además es conveniente que:

Se cepillen los dientes tras comer productos dulces.

Utilizar cepillos y pastas infantiles hasta los doce años que contengan menos cantidad de flúor.

El cepillado dure unos cinco minutos y hacerlo siempre desde la encía hasta el diente. El cepillado dental lo dejamos solo para las caras triturantes de las muelas.

En ocasiones especiales, como una excursión, donde los peques no puedan lavarse los dientes, podemos darle una manzana de postre o chicles y caramelos anticaries como solución puntual.

2- Chuparse el dedo: Este acto que parece inofensivo, puede derivar en la deformación de la arcada dentaria superior debido a la continua presión del dedo en el cielo de la boca. Si el hábito se abandona pronto lo normal es que, con el crecimiento, el paladar recupere su forma original de manera espontánea pero si el niño sigue chupándose el dedo pasados los cuatro años, aumenta la probabilidad de necesitar ortodoncia en el futuro.

Si el hábito se mantiene con una edad avanzada, puede que el problema radique en que nuestro pequeño se encuentre ansioso o tiene algún problema. La mejor solución es buscar el problema que lo pueda estar causando y tratarlo, evitando el uso de impregnar el dedo en líquidos de sabor desagradable o recriminando el comportamiento al pequeño.

4- Dejar que se duerma con el biberón: Además de deformar la arcada superior, puede dar lugar a caries irrestrictivas. Esta caries “del biberón” se reconoce porque aparece en la mayoría de los dientes, y hace que toda a boca presente un color negruzco. Se debe a que el contenido del biberón suele ser dulce o azucarado y se queda toda la noche en la boca. Tiene difícil solución por lo que es imprescindible prevenirla. Evita en todo momento que el niño se quede dormido con el biberón.

5- Rechinar los dientes: Este comportamiento es habitual en niños con dentición de leche, aunque no se conoce al causa. Si el niño sigue haciéndolo con los dientes definitivos, es cuando debemos de preocuparnos, ya que puede llegar a desgastar su dentadura, generar problemas en las articulaciones que unen la mandíbula inferior al cráneo, y causar dolores de cabeza. Para combatir este hábito cuando el niño tiene los dientes de leche, hay que acudir al dentista si el rechinar es muy exagerado, para poner algún tipo de aparato de protección. Si el rechinar se da con la dentadura definitiva, es importante acudir al dentista, ya que puede tratarse de bruxismo.

6- Darle toda la comida triturada: Si hacemos esto, estamos privando a nuestro hijo de un masaje y un estímulo para la encía, además de un entrenamiento para los músculos de la cara y la lengua. Debemos fomentar la masticación en los pequeños, de esta forma deberíamos empezar a darle sólidos desde que aparece el primer diente, para que pueda utilizar los músculos de la masticación y su boca se desarrolle normalmente.


11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo