• clinicadentalmoraw

Tabaco: El principal enemigo de tu boca.



Aunque ya sabemos que fumar es malo para la salud, no está de más recordarlo. El tabaco aparte de manchar los dientes, tintar el color del esmalte, favorecer al rechazo de algunos tratamientos dentales entre una multitud importante de problemas más.


Son innumerables los efectos negativos que provoca el consumo del tabaco a nuestra salud y en gran parte, a nuestra boca y dientes. Según indica un estudio del NYU Langone Medical Center, el tabaco puede cambiar la proporción del microbioma de la boca. Esta microbioma está compuesta por 600 bacterias aproximadamente. En algunas ocasiones esto puede provocar que aparezcan diversas patologías como la gingivitis, periodonditis, periodontitis necrotizante, fracaso de los implantes dentales y enfermedades de la mucosa, estas enfermedades conviene prevenirlas ya que pueden llegar a infecciones más grave. Un caso claro de estas enfermedades son los pacientes fumadores que tienen mucho más riesgos de perder las piezas dentales.

Dicho estudio va más allá y nos dice que las personas que son fumadoras tienen un aumento de riesgo del 10% de tener más bacterias que una persona no fumadora. Esto nos quiere indicar que las personas fumadoras tienen un tipo de bacteria que aumenta el desarrollo de las caries. Además de que un 75% de los casos de cáncer oral esta asociado directamente al consumo del tabaco.

Tener un buen dentista es algo imprescindible ya que nos puede prevenir de infecciones, detectar a tiempo un cáncer oral e incluso a combatirlo adecuadamente. Es importante detectar este tipo de cáncer a tiempo ya que el 25% de las muertes es por no detectarla a tiempo. El riesgo para desarrollar el cáncer oral aumenta de 2 a 13 veces más para un fumador que para una persona no fumadora. Si al consumo de tabaco le sumamos el consumo de alcohol el riesgo se multiplica hasta por 20. El consumo de alcohol hace que las mucosas de la boca se abra con creces consiguiendo un efecto de mayor absorción de las sustancias cancerígenas del tabaco en nuestro organismo.

Fumar no solo provoca estas enfermedades también mancha los dientes, tinta el color del esmalte, favorece al rechazo de algunos tratamientos dentales, aumenta la aparición de la bacteria que provoca halitosis y numerosas enfermedades más.

¿Cómo pueden se pueden prevenir estas enfermedades?

Las personas que son fumadoras pueden prevenir estas enfermedades pero para ello debe ser importante dejar de fumar, ya que esto hace que el riesgo aumente. Si dejamos de fumar y visitamos al menos una vez al año a nuestro dentista el riesgo de contraer cualquier tipo de enfermedad puede disminuir considerablemente. Según indica el estudio anteriormente citado, dejando de fumar, el microbioma de la boca, se restaura pasado el tiempo y el riesgo a contraer patologías disminuye.

16 vistas0 comentarios
Contacto:

Calle Corredera, 2, 11403 Jerez de la Frontera, Cádiz, España

Información Legal: